BASES PARA IMPULSAR UN PROYECTO DE SOBERANÍA ALIMENTARIA EN BILBAO

En los últimos meses, nos hemos venido reuniendo un grupo de personas con inquietudes por la soberanía alimentaria. Tras hacer el diagnóstico de nuestra ciudad y reflexionar, sabiendo que a día de hoy existen ya en nuestros barrios proyectos muy enriquecedores y sin tener la intención de suplantar a nadie, más bien, en la medida de lo posible buscar sinergias con todo lo existente,hemos tomado la determinación de poner en marcha un proyecto para Bilbao que suponga un salto cualitativo y cuantitativo: poner en marcha un circuito de 1000 soci@s que una directamente los dos agentes principales de la alimentación, productores y consumidores. Estas serían las bases y características de dicho proyecto:

0. UN PROYECTO QUE IMPULSARÁ LA DIGNIDAD DEL TRABAJO DE LAS BASERRITARRAS.

Las personas productoras y las consumidoras deberían ser los agentes principales de los circuitos de alimentación. Sin embargo, tras la industrialización de la agricultura, ganaderia y pesca, son las grandes empresas agroalimentarias quienes se han adueñado de toda la cadena: controlan las semillas, insumos, forrajes, la transformación, el transporte y la venta, relegando al campesinado y a las personas consumidoras a un segundo plano. Así, la alimentación ha pasado de ser un derecho, a ser una mercancia mas del mercado global.

Desde Labore, queremos tejer lazos de complicidad y crear una ALIANZA estable y eficiente entre consumidores/as y productores/as. Queremos provocar un cambio radical en las relaciones entre quienes nos alimentamos y nos alimentan. Hacemos una apuesta firme por recuperar el rol social del campesinado. Entendemos que defendiendo la dignidad de la gente que trabaja la tierra y el impulso por un modelo de producción agroecológica, los habitantes de la ciudad recuperaremos nuestra relación con la tierra.

Relación que resulta imposible mientras se mantenga la precariedad crónica en la que actualemente se encuentras las baserritarras: jornadas interminables de trabajo, sueldos miserables, semanas sin dias de descanso, etc. En conclusión, nuestro proyecto considera imprescindible, primar relaciones horizontales con las baserritarras, al mismo tiempo que garantizamos el derecho a la alimentación de la ciudadania.

1. OFERTAR PRODUCTOS LOCALES.

Según personas expertas, el actual modelo de alimentación irracional lleva a que los alimentos que consumimos hagan entre 4.000- 5.000 km de media. De esta forma, mientras los productos de la Ribera de Navarra se venden en Madrid o los de Zuberoa en Paris y New York, en Bilbao o Iruñea consumimos productos que no sabemos ni desde dónde transportan. Es necesario parar esta lógica que destroza la naturaleza. Apostamos por los productos locales. Y en consecuencia, creemos que la producción de Euskal Herria y de los territorios más cercanos tienen prioridad.

2. PASAR DEL NEGOCIO DE LA ALIMENTACIÓN A LA ALIMENTACIÓN COMO SERVICIO.

La alimentación, a pesar de ser una necesidad básica, para el capitalismo se ha convertido en un negocio impresionante; tan grande, que según algunos rigorosos análisis, puede competir junto al armamentístico o el de las drogas en la cantidad de dinero que mueve. Un indicador de ésto es que las principales empresas de alimentación del estado español, están en manos de los bancos. Queremos ofrecer una alimentación a un precio justo en Bilbao. Un precio justo para las personas productoras; para las personas trabajadoras que ofrecen el servicio; y como no, lo más asequible posible para la persona consumidora.

3. VENTA DIRECTA.

Queremos ofrecer un servicio sin intermediación. El objetivo es ofrecer una relación directa entre gente consumidora y productora, mediante una asociación. En vez de que multinacionales como Monsanto o Carrefour impongan sus condiciones a agricultores, ganaderos, pescadores o consumidores, queremos hacer una ALIANZA entre personas productoras y consumidoras, creando una asociación entre ambas, para consensuar y decidir nuestras propias condiciones.

4. OFRECER PRODUCTOS DE CALIDAD.

En la medida en que han convertido la alimentación en un negocio, nuestra salud está en riesgo, las multinacionales utilizan sin vergüenza pesticidas, hormonas para la cría o elementos químicos para mantener los alimentos, priorizando sus beneficios. Las crisis como la “gripe aviar” o las “vacas locas” son consecuencia de esto, Tenemos muchas razones para desconfiar de la calidad alimentaria de lo que nos venden. Cuando hablamos de alimentación de calidad, hablamos de productos ecológicos, o producciones de confianza contrastada. Siempre asegurando conocer la procedencia y la producción de lo que consumimos; basándonos en la confianza que nos da la “garantía participativa”.

5. SERVICIO ATRACTIVO Y DE CALIDAD.

Queremos dar un servicio atractivo para la persona consumidora. Ofrecer un horario similar al de otras tiendas y una oferta variada de productos. Los productos frescos serían de km0 y el resto lo más cercanos posible. Tomamos como referencia entre otros el proyecto LANDARE que lleva 25 años funcionando y cuenta con 3000 socias. Buscamos comenzar abriendo una tienda en un lugar de Bilbao bien comunicado, para ofrecer un servicio permanente y de calidad.

6. EL MOTOR DEL PROYECTO, LAS PERSONAS.

Organizando el cambio de los hábitos de consumo individuales, queremos crear un grupo empoderado que aproveche la fuerza del actuar colectivo. Queremos llevar a la práctica el dicho de la ecofeminista Vanadan Shiva: “ si alguien quiere hacer la revolución tiene tres oportunidades todos los días: el desayuno, la comida y la cena”. Sólo con cambiar nuestros hábitos de consumo, las personas consumidoras tenemos una increíble capacidad de cambiar los circuitos alimentarios, pero para ello debemos unirnos. Unirnos para impulsar un consumo responsable, saludable y de productos locales. Queremos organizar un proyecto profesional cimentado en el auzolan. El trabajo en común de los y las ciudadanas junto a las personas profesionales que gestionarán el servicio, multiplica la capacidad transformadora de este proyecto.

7. VAMOS A ABRIR UN NUEVO ESPACIO.

Las personas que impulsamos otro tipo de alimentación en Bilbao, aparte de recibir un servicio cercano, tendremos un espacio de encuentro. Un espacio abierto a todas las personas socias en un sitio accesible y con un horario cómodo para todas. Queremos construir un espacio de referencia para cualquier persona, pero sobre todo un espacio que cree comunidad entre las personas que apostamos por la soberanía alimentaria. Es mucho más que una tienda al uso.

8. EL FUTURO ESTÁ EN NUESTRA MANO.

Mientras que en los últimos 30 años la producción del sector primario en Euskal Herria ha descendido en un 70%, las grandes superficies de supermercados se extienden por toda nuestra geografía, Mercadona es el último gran exponente de esta tendencia. Tendencias que dejan en evidencia la dependencia y supeditación en las que vive nuestro país. Avanzar en la soberania alimentaria no es todo, pero sí constituye una base muy importante para la auto-organización, es decir, organizando un servicio propio y comprando productos locales estamos construyendo también un modelo de país no dependiente.

9. UNA INICIATIVA COLECTIVA PARA CONSTRUIR OTRO MODELO SOCIAL.

La base para una sociedad solidaria y activa es el cambio personal, pero para que este sea más efectivo, es necesario que esa actitud tenga una dimensión colectiva. Esta es la diferencia del proyecto que queremos construir: darle una dimensión social y amplia a la pequeña aportación que podemos hacer desde lo personal. De este modo, pretendemos que la alimentación pase de ser un negocio de unas pocas personas a ser un servicio organizado de forma colectiva por personas consumidoras y productoras, haciendo una gran aportación a la construcción de otro modelo social. Quizás la alimentación sea, entre otras, el camino más práctico para cambiar nuestra sociedad. Desobedecer en el día a día a la lógica capitalista, es construir futuro y demostrar que aquí y ahora existen alternativas. Sembrar hoy la semilla para recoger mañana la cosecha.

10. DEFENDER CONTUNDENTEMENTE NUESTRA TIERRA.

Defender los recursos limitados de La Tierra no es un capricho, es una necesidad. Facilitar el consumo de productos locales y fortalecer la producción basada en los ciclos de la tierra es una apuesta decidida por nuestro futuro. Empezar a cambiar la agricultura industrial que es fuente de contaminación y demostrar en el día a día que se puede construir otro modelo es una aportación más que necesaria. Queremos hacer realidad una propuesta práctica y factible para relacionarnos de forma sostenible con la naturaleza.